Aprueban ampliar beneficios tributarios para editoriales

28 Agosto, 2015

En sesión del Consejo de Ministros, el Poder Ejecutivo acordó aprobar la extensión de los beneficios tributarios para las editoriales nacionales e importadores de libros. De esta manera, se les exonera del impuesto general a las ventas (IGV), con el fin de fomentar la producción de libros y la cultura literaria en el país. La renovación de la Ley Nº 28086, conocida como Ley de Democratización del Libro y del Fomento de la Lectura, se discutirá ahora en el pleno del Congreso de la República. El Ministerio de Cultura, en coordinación con los representantes del sector privado, realizó un estudio para demostrar los beneficios que esta norma generó para la industria editorial, el cual será importante para lograr la aprobación de las exoneraciones en el Parlamento. Compromiso El 10 de octubre próximo era la fecha señalada para que expirara la exoneración del pago del IGV por la venta y/o importación de los libros y afines, es decir, el costo de los libros sería 18% más. Asimismo, a fin de año vencían los beneficios vinculados con el crédito tributario por reinversión y el reintegro tributario del IGV. De esta manera, el Gobierno reitera su compromiso a favor del acceso al libro para más peruanos, así como con el fortalecimiento de la industria editorial en nuestro país. De acuerdo con un informe de la Universidad del Pacífico, la industria editorial peruana tuvo un crecimiento exponencial desde que hace 12 años entrara en vigor la Ley del Libro. Se han posicionado productos en el extranjero y la piratería de libros tuvo un retroceso significativo en el ámbito nacional, lo que benefició a los intelectuales peruanos. Datos Urge precisar que la Ley de Democratización del Libro y de Fomento de la Lectura se promulgó el 11 de octubre de 2003. Dos años después se logró su implementación total. La Cámara Peruana del Libro (CPL), por medio de sus portavoces, consideró que la industria editorial ha vivido una transformación. La red formal de distribución se expandió y actualmente ocupa espacios que estaban en manos de la piratería. Se detalla, además, que el mercado del libro de América Latina no ha crecido, pero en el Perú sí creció.